Nicarao una mente curiosa

1+
ESTATUA DEL CACIQUE NICARAO

Durante el año 1523 el Capitán Gil González Dávila y sus tropas (unos 100 hombres) llegaron a las tierras del Cacique Nicarao. Imagina el temor que llevaban aquellos hombres, rodeados de una jungla espesa y territorios sin explorar. Todo podía ocurrir, cualquiera estaba expuesto a algún accidente o un ataque de un animal salvaje.

Todos estos miedos desaparecieron cuando el Cacique Nicarao y su gente los recibieron con la amabilidad que caracteriza incluso en la actualidad a los nicaragüenses. Pero fue otra la característica de este cacique, que hizo que su nombre se grabara en la historia.

Nicarao quería encontrar la respuesta algunas preguntas que se llevaba haciendo mucho tiempo, y a otras que surgieron con la llegada de estos españoles. Según los cronistas, Nicarao preguntó:

LAGO DE NICARAGUA (PARTE DEL TERRITORIO DE NICARAO)
  • ¿Ha escuchado hablar de un gran diluvio que acabó con la humanidad y los animales?
  • ¿Volverá Dios a inundar la Tierra?
  • ¿Qué sucede después de la muerte?
  • ¿Cómo se mueven el Sol, la Luna y las estrellas?
  • ¿Cómo se mantienen colgados en el cielo?
  • ¿A qué distancia se encuentran?
  • ¿Cuándo dejarán de brillar?
  • ¿De dónde viene el viento?
  • ¿Qué produce el calor y el frío, la luz y la oscuridad?
  • ¿Por qué no duran lo mismo los días del año?

Sus preguntas nos permiten ver, que era un hombre de mente inquisitiva, ansioso por conocer cómo funcionaba el mundo natural e interesado en el bienestar de su pueblo. Pensar que tenía las mismas preocupaciones que personas de la actualidad, es realmente impresionante. Fue tan grande la sorpresa para los españoles, que escribieron cada una de sus preguntas inmortalizaron a este Cacique.

Las tierras de Nicarao se extendían desde el Istmo de Rivas junto al gran lago de Nicaragua, hasta la actual Peñas Blancas en Costa Rica. Probablemente, gracias al buen trato que este cacique les dio a los españoles, estos nombraron la nueva provincia en honor a su nombre. Más tarde, la ahora conocida república, recibiría el nombre de Nicaragua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *